SELVA TROPICAL ATLÁNTICA

Serra Grande tiene ríos, cascadas y una gran reserva de Selva Atlántica (selva tropical característica de la costa atlántica). Considerada la segunda mayor floresta brasilera, combina selva con las cascadas y playas que dan origen a uno de los paisajes más bellos del país.

La región sur de Bahía, más concretamente la franja comprendida entre los ríos Jequitinhonha y Contas, conserva la cantidad más importante de Selva Atlántica del Nordeste brasilero. La selva de esta región se caracterizan por sus altos árboles, con hojas siempre verdes y abundantes epifitas. En ellos se encuentran algunas especies amenazadas de extinción como el macaco prego de peito amarelo (una especie de mono) y la preguiça de coleira (una especie de perezoso).

La Selva Atlántica es considerada por la comunidad científica mundial como uno de los ecosistemas con mayor diversidad de especies animales y vegetales del planeta y la segunda más amenazada de extinción. Por ello, en 1991 la UNESCO clasificó a la Selva Atlántica como Reserva de la Biosfera, siendo hoy una de las tres mayores prioridades de conservación del planeta.

© Nigia VieiraPARQUES Y RESERVAS

Las principales unidades de conservación de la región son el APA de Itacaré-Serra Grande y el Parque Estatal de la Sierra de Condurú.

El Área de Protección AmbientalAPA Itacaré Serra Grande – además de ser Reserva de la Biosfera, es también Patrimonio de la Humanidad. Limita al norte con la desembocadura del Rio de Contas, al sur con el riachuelo do Sargi y al este con el Océano Atlántico, cubriendo un área de unas 16.000 hectáreas de fauna y flora.

El Parque Estatal de la Sierra de Condurú (PESC) posee un área de cerca de 9.000 hectáreas y alberga importantes áreas de Selva Atlántica. Un estudio realizado por botánicos de la CEPLAC y del Jardín Botánico de Nueva York identificó 456 especies diferentes de árboles en una hectárea, un record mundial.


RESERVA PARTICULAR DE PATRIMONIO NATURAL (RPPN)

Entre las iniciativas privadas que colaboran con la preservación ambiental de la región se destaca las RPPN´s: una de las mayores do Brasil, es la Reserva Capitán, localizada en Itacaré a 13 km de la sede del municipio en el camino Itacaré-Taboquinhas. El área posee 973 hectáreas y casi toda su superficie se encuentra cubierta por floresta, siendo que 310 hectáreas están ubicadas dentro del área del Parque Estatal de Sierra de Conduru y 660 hectáreas fueron reconocidas como Reserva Particular de Patrimonio Natural (RPPN).

Próximo a ésta encontramos la RPPN Pedra do Sabiá con 117 hectáreas formando un conjunto de 1.300 hectáreas en reservas particulares que están en el interior del Área de Protección Ambiental (APA) Itacaré – Serra Grande.

Gracias a la riqueza de esta región, fueron realizadas investigaciones y clasificaciones de árboles, aves, anfíbios (sapos y ranas), mamíferos, víboras y lagartos, y una de las mas importantes desarrolladas alli fue sobre el comportamiento del macaco-prego-do-peito-amarelo (Cebus xanthosternos), uno de los 25 monos con mayor amenaza de extinción mundial.

Estas reservas son grandes atractivos para quién sabe reconocerlo, ya que el visitante puede entrar en contacto con las formas de producción local, inclusive el sistema cabruca de plantación de cacao que fue el responsable por gran parte de la preservación de la Selva Atlántica en esta región.

PASSEANDO POR SELVAS Y RÍOS

La naturaleza es el principal atractivo turístico de Itacaré y de Serra Grande. No faltan las actividades organizadas para quien disfruta escuchando a los pájaros, caminando por la selva o buceando en las cristalinas aguas de ríos y piscinas naturales. El Rio de Contas, cuya naciente se encuentran en la Chapada Diamantina, recorre cerca de 620 km hasta su desembocadura en la costa atlántica de Itacaré y encanta a quien lo navega en canoa o en barco a través de sus manglares. Con la puesta de sol sus aguas reflejan colores intensos que contrastado con el fuerte verde de la selva, generan una experiencia inolvidable a sus espectadores.